Entrevista 2004-12-26

 

Entrevista al Cardenal Norberto Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México

 

Sr. Cardenal: Bueno, ante todo y sobre todo, muy feliz Navidad, a todos ustedes y que todos ustedes también tengan un año mejor, un año más feliz. Quisiera a ustedes, a todos los videntes, oyentes y lectores de sus medios de comunicación, darles un mensaje: Ante el crecimiento de la violencia en las ciudades, en el campo, en las propias familias, es importante despertar la esperanza, vencer el mal haciendo el bien. Con frecuencia, sólo condenamos las tinieblas, pero no encendemos una luz, es importante hacer el bien, sólo así se rompe ese círculo vicioso, esa espiral viciosa de la violencia, haciendo el bien. Nosotros, en México, tenemos muchas posibilidades de hacer el bien, nuestra cultura, nuestras tradiciones, tienen muchos valores, valores que debemos de poner en común, que debemos resaltar, exaltar, tenemos muchos recursos para hacer el bien, echemos a andar nuestra imaginación para encontrarnos en los caminos y ver que muchos valores humanos son comunes, aunque tengamos diversidad de pensamientos. Felicidades a todas las familias, pero recuerden que esa felicidad, esa paz, sólo se construye haciendo el bien, que el Señor los bendiga en este año que vamos a comenzar.

Pregunta: Señor Cardenal, a los políticos mexicanos, ¿cuál sería la petición, el propósito que pudieran hacer para el 2005?

Sr. Cardenal: Reiteradamente, he dicho que aquí no se dan mensajes a los políticos, aquí hay mensajes para todo fiel cristiano, para todos los hombres de buena voluntad, no hay mensajes específicos para los políticos.

Pregunta: ¿Qué le haría falta al país en este año?

Sr. Cardenal: Al país le hace falta que nos pongamos de acuerdo para hacer ese bien, hay muchas posibilidades, no solamente el gobierno, no solamente son los medios, no solamente es el sistema educativo, no solamente son las Iglesias, sino todos los ciudadanos podemos hacer algo para romper esa violencia que se va apoderando de nuestra Patria.

Pregunta: Señor Cardenal, ahora, el editorial Desde la Fe, nuevamente critica que no se han aplicado los programas correctos para el combate a la pobreza, ¿qué necesita hacer ya el gobierno?

Sr. Cardenal: Los gobiernos del mundo están viendo con claridad que la pobreza ha ido creciendo, los gobiernos del mundo entero están viendo con claridad que hay que hacer rectificaciones a esos proyectos económicos. Si los países más ricos no salen al encuentro de los países pobres, estos se ven ahogados por la deuda externa, estos se ven ahogados por sus compromisos internos, es muy importante que haya una solidaridad, no solamente a nivel nacional, sino también a nivel internacional y por lo que respecta, también en nuestro país, evidentemente se tienen que hacer las correcciones de aquellas cosas que no han funcionado, porque no es posible conformarnos diciendo que ya se estabilizó el país, diciendo que en el país ya no va creciendo más la pobreza, hay muchos pobres que no han salido de ella y necesitamos rectificar aquello que se tiene que rectificar, es tarea, sí, de los gobernantes principalmente, es tarea de los legisladores, es tarea también de los empresarios, pero es tarea de todos los mexicanos.

Pregunta: Señor Cardenal, si no se rectifica el modelo económico, ¿cuál es el riesgo que corre el país?

Sr. Cardenal: El riesgo es que ese abismo entre ricos y pobres se va haciendo más grande, no es posible ir construyendo un país en donde pocos lo tienen casi todo y la muchedumbre esta padeciendo hambre.

Pregunta: ¿Ahí habría estallidos de violencia?

Sr. Cardenal: No lo sé, eso es lo que está previendo usted, pero yo no preveo ninguna violencia, yo estoy previendo la pobreza.

Pregunta: ¿La pobreza no genera violencia?

Sr. Cardenal: También, por supuesto, a eso me refería en el mensaje primero.

Pregunta: Señor, además de la pobreza, ¿qué otro asunto debería abordarse de manera urgente para el próximo año?

Sr. Cardenal: Para su servidor, tiene que venir una reforma educativa, sin una reforma educativa, sin una educación mejor, el país no puede salir adelante, el país no puede ser competitivo en un mundo globalizado, por eso da pena que no se hayan aprobado esos programas excelentes de educación que pueden hacer que México se ponga a la par o vaya mas adelante que otros países. Yo creo que es muy importante destinar recursos para esos proyectos educativos.

Pregunta: ¿Y esa reforma Cardenal, podría permitir la educación religiosa en escuelas públicas?

Sr. Cardenal: Yo creo que ya, eso pasamos a otro elemento, en México se dieron pasos definitivos, pasos importantísimos hace ya doce años. Yo creo que no podemos paralizar al país hasta donde llegamos hace dos años, tenemos que continuar en el camino de las libertades religiosas, de las libertades civiles, yo creo que un país que se estanca ahora, doce años, pues es un país que queda atrás en el concierto de las naciones, necesitamos un mayor progreso en las libertades religiosas.

Pregunta: Señor Cardenal, ¿qué diría usted, ahora, con estos enfrentamientos, estas confrontaciones que hemos visto entre tres poderes, los tres poderes que tenemos en nuestro país?

Sr. Cardenal: La mayoría de las gentes ven que esto hasta cierto punto es normal, al haber un cambio de gobierno, al haber tres partidos importantes y otro grupo más de partidos, es normal que se vean esos roces, esos enfrentamientos, esos desacuerdos, pero esto no se puede prolongar, yo creo que las autoridades tienen que ser consientes de que deben de tomarse los acuerdos fundamentales que necesita nuestra patria.

Pregunta: Cardenal, ahora que hablaba de las libertades religiosas, ¿a qué se refiere específicamente?

Sr. Cardenal: Pues que todo mundo tiene o debe tener la libertad religiosa, no solamente de culto, sino de educarse conforme a sus principios religiosos, no solamente que esto sea privilegio de un grupo de ricos que pueden pagar colegios particulares, sino todo mexicano, por el hecho de serlo, debe tener ese derecho de escoger una educación que le convenga a sus principios y el Estado tiene la obligación de pagar esos derechos de los ciudadanos.

Pregunta: Señor, ¿qué significa para usted un gobierno populista, tal como lo dicen en la editorial?

Sr. Cardenal: No sé, pregúntele al que escribió la editorial.

Pregunta: Pero, ¿cuál sería su definición del populismo?

Sr. Cardenal: No, no estoy dando aquí definiciones yo de populismo, imagínese, no sé yo qué pensaría el editorialista a un nivel de populista.

Pregunta: Señor, ¿qué papel va a jugar la Iglesia en el próximo año, ya más desfilados rumbo al 2006, qué papel deben jugar todos aquellos quienes profesan la religión católica cristiana?

Sr. Cardenal: La Iglesia Católica y las demás Iglesias tienen una tarea fundamental en México, pronunciar el Evangelio y si se salen de esto, esto va perdiendo el rumbo. La Iglesia, lo que tiene que hacer ante estas coyunturas, es el anuncio del Evangelio, pero ese Evangelio aplicado a situaciones en que está viviendo la gente, esa es su tarea, su tarea no es hacer programas y proyectos políticos, económicos o de desarrollo, sino anunciar el Evangelio para que esté presente en todas esas realidades.

Pregunta: Muchas gracias. Felicidades.

 

Back to top