Entrevista 2007-02-11

 

Entrevista al Cardenal Norberto Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México

 


Sr. Cardenal : Gracias. Buenos días.

Pregunta: Buenos días, Cardenal.

Pregunta: ¿Cómo está?

Sr. Cardenal : Bien, bien, bien, gracias a Dios.

Pregunta: Señor Cardenal, en la semana vino un nuevo reto en contra de estos operativos contra el narco, ejecuciones en el Estado de Guerrero, ¿este reto significa una preocupación para el Estado Mexicano?

Sr. Cardenal : Claro que es una preocupación para el Estado Mexicano, para toda la población, no solamente para el Estado, sino para todos los que habitamos este país es una preocupación el crecimiento del narcotráfico y el Gobierno tiene la obligación, y todos los ciudadanos, todas las instituciones que amamos a México también debemos cooperar para que México se vea libre de este cáncer tan terrible que está sufriendo.

Pregunta: Ayer, el Presidente Calderón, en este sentido Cardenal, hace un llamado a la sociedad a que se sume a esta lucha, ¿la Iglesia se sumaría a este llamado también?

Sr. Cardenal : Todo mexicano, yo creo que tiene que poner lo que está de su parte para que este mal se nos aleje, para que este mal, al menos sea menor. Yo creo que el llamado del Presidente es muy oportuno y creo que todos tenemos algo que aportar para la salvación de México.

Pregunta: ¿Hay confianza en que el Gobierno Federal, en que el Estado Mexicano gane la lucha al final contra las bandas del crimen organizado?

Sr. Cardenal : No se trata de una lucha del Estado, del Gobierno, se trata de una lucha de la sociedad mexicana contra el mal y esto el gobierno no lo podría hacer sólo, se necesita el respaldo de todas las familias y ahí es donde nace muchas veces el problema, ahí es donde está precisamente la falta de valores, por eso, no solamente el gobierno, no solamente el Estado, todos debemos de colaborar para que este mal se nos aleje.

Pregunta: O sea que los narcotraficantes, ¿están en pecado mortal, Señor?

Sr. Cardenal : Usted júzguelos, yo no vine aquí a juzgar.

Pregunta: Llamar a los ciudadanos para que denuncien las narcotienditas y a los delincuentes que podrían estar en su colonia, ¿se vale?

Sr. Cardenal : Yo creo que, yo creo que todos tenemos la obligación. Acabo de mencionar que es una obligación de todos los mexicanos de colaborar en la medida de nuestras esfuerzas, unos podrán menos, otros podrán más, aquí no se trata de juzgar a las personas, ni de condenar a nadie, se trata de liberarlos de un mal.

Pregunta: Cardenal, ¿nos podría platicar de la perredista arrepentida que lo buscó y que a lo mejor podrían venir más?

Sr. Cardenal : A ver, a ver, a ver.

Pregunta: De las personas que vinieron a manifestarse aquí, a la Iglesia, en los tiempos difíciles de las elecciones.

Sr. Cardenal : No, no, no.

Pregunta: La de la esclava.

Pregunta: Que lo quiso agredir y después vino en un acto de arrepentimiento.

Pregunta: Que se arrepintió y le mandó una esclava.

Sr. Cardenal: ¡Ah!, sí, lo guardo con mucho cariño, esa esclava. Traía otras intenciones y prefirió la bendición, y se fue agradecida o agradecido, y tengo la esclava con mucho cariño. Gracias.

Pregunta: Gracias, Cardenal.

Back to top