Entrevista 2007-01-14

 

Entrevista al Cardenal Norberto Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México

 

 

Sr. Cardenal: Buenos días. A sus órdenes.

Pregunta: Buenos días, Señor Cardenal.

Pregunta: Cardenal, en los últimos días el problema de la tortilla se ha complicado, hay descontrol en el precio, este es un alimento básico para muchas familias de México, ¿qué opinión le merece?

Sr. Cardenal: La situación debe de ser atendida desde distintos rubros. En primer lugar, que México tenga asegurada su protección, por lo tanto, un mayor apoyo al campo y por lo tanto, que aquellos que se dedican a esto, pues no abusen de la situación del acaparamiento. En segundo, yo creo que es un fenómeno internacional y como tal se tiene que atacar, no basta simplemente con subsidios, será necesario en algunos momentos y para personas bien determinadas, no un subsidio generalizado, pero creo que el gobierno está atacando este problema que afecta tanto a las familias más pobres.

Pregunta: ¿Debe regresar el tortibono, Señor?

Sr. Cardenal: No, ya las recetas concretas, yo no las puedo dar, no soy especialista en resolver el precio de la tortilla.

Pregunta: Sin embargo, para una Reforma Fiscal es necesario esto, ¡no se entiende!

Sr. Cardenal: ¡No se entiende!

Pregunta: Señor, se han estado dando detenciones de gente que apoya a los migrantes, como hace unos días, se extendieron también a un sacerdote, que fue detenido durante varias horas, ¿qué opina usted?

Sr. Cardenal: Bien. Continuamente, la Iglesia está vigilando esta situación. Tenemos siempre personas que están cercanas, uno de ellos tuvo que sufrir también el encarcelamiento, pero esas son las consecuencias de estar cercanos a los migrantes y seguiremos estando cercanos a los migrantes, no solamente vigilando, no solamente observando, sino saliendo en su ayuda.

Pregunta: Cardenal, ha habido robos en los templos de Oaxaca, ¿qué opinión le merece?

Sr. Cardenal: Muchísimos, aquí también, continuamente vacían las alcancías, espero que algún día ustedes reporten algunos de ellos.

Pregunta: Cardenal, ¿usted tiene autoridad de tomar cartas en el asusto o cuál es el último de los sucesos que usted recuerde?

Sr. Cardenal: ¿De qué?

Pregunta: De estos robos. Del robo de la alcancía.

Sr. Cardenal: Por ejemplo, ayer.

Pregunta: ¿Qué les robaron?

Sr. Cardenal: ¿Qué?

Pregunta: Señor, ¿qué fue lo que les robaron?

Sr. Cardenal: Una alcancía, en un Templo.

Sr. Cardenal: Gracias.

Pregunta: Gracias, Cardenal.

Back to top