Homilías 2008 Octubre

Hoy la liturgia de la Palabra nos sorprende con una imagen muy hermosa y muy sugestiva: La Viña. En la primera lectura pareciera que Isaías nos presenta, en un ambiente de fiesta, "un corrido" popular: "Voy a cantar, en nombre de mi amado, una canción a su viña..." Es toda una canción de amor y también de tragedia, como lo son nuestros "corridos". En el salmo responsorial hemos hecho nuestra la plegaria de la viña: "Señor, Dios de los ejércitos, vuelve tus ojos, mira tu viña y visítala; protege la cepa plantada por tu mano, el renuevo que tú mismo cultivaste. Ya no nos alejaremos de ti..." y el Evangelio, siguiendo la pauta de los profetas, nos narra la parábola de los viñadores, en donde se repite la historia de amor: "Plantó un viñedo, lo rodeó de una cerca, cavó un lagar en él, construyó una torre para el vigilante y luego lo alquiló a unos viñadores y se fue de viaje". Pero también esta historia de amor y de confianza termina en tragedia: "Dará muerte terrible a esos desalmados y arrendará el viñedo a otros viñadores que le entreguen los frutos a su tiempo".

leer másXXVII domingo Ordinario, 5 de Octubre del 2008.

Estamos de fiesta, como sabemos, el día de hoy estamos celebrando el 516° aniversario del inicio de la evangelización de América, que comenzó en el año de 1492. Además el 113° aniversario de la Coronación Pontificia de la Imagen de santa María de Guadalupe, en el año de 1895. Y finalmente, celebramos el 32º aniversario de la dedicación de esta Nueva Basílica de santa María de Guadalupe, que tuvo lugar en el año de 1976.

leer másXXVIII domingo Ordinario, 12 de Octubre del 2008.

Por qué en la Iglesia se les da tanta importancia a las Misiones? Jesús nos clarifica esto después de su resurrección: “Como el Padre me ha enviado, así yo los envío... Vayan pues y enseñen a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a cumplir todo lo que les he mandado”. Por lo tanto el primer misionero ha sido Jesús que fue enviado al mundo por el Padre para anunciarnos el Evangelio. Y Jesús, a su vez, funda su Iglesia y la envía a anunciar la Buena Nueva a todas las gentes, no sin antes haberle dado el Espíritu Santo para que pudiera cumplir este mandato. Por esto es tan importante para la Iglesia y para todos sus miembros la Misión, hasta tal punto que San Pablo exclama: “Hay de mí si no evangelizo"

leer másXXIX domingo Ordinario, 19 de Octubre del 2008.

Israel ha celebrado en el Sinaí una Alianza con Dios y ahí mismo ha descubierto que el hombre puede establecer un diálogo y una colaboración con Yahvé su Dios para realizar un proyecto común de amor. La iniciativa, como siempre, ha sido del Señor, pero espera una respuesta del hombre. Israel concretiza esta respuesta con el Código de la Alianza, del cual hoy hemos escuchado algunos párrafos que anuncian una serie de preceptos ético-sociales en relación a las tres clases de ciudadanos privilegiados por Dios: ya que los forasteros, los huérfanos, las viudas y los indigentes no tenían ni defensor ni protector en la sociedad, Dios mismo se constituye como tal en la tierra de Israel, por esto, el Pueblo Elegido debe cuidar de ellos con delicadeza y amor. No se trata de una simple norma filantrópica racial, su relación con el mismo Dios es muy clara: "Si ellos claman a mí, ciertamente oiré su clamor..., yo los escucharé, porque soy misericordioso".

leer másXXX domingo Ordinario, 26 de Octubre del 2008.
Back to top