Homilías 2008 Agosto

Es motivo de orgullo y de agradecimiento al Señor la celebración del 60° Aniversario de la fundación del Instituto Tecnológico de Durango, que al paso de los años reconocemos como la piedra fundamental de un sistema de educación tecnológica que a la fecha cuenta con 218 instituciones a lo largo de todo el país y que ha educado a una multitud de mexicanos, que puede ser la palanca para el desarrollo que tanto necesita nuestro Patria.

leer más LX Aniversario del Instituto Tecnológico de Dgo, 1 de Agosto del 2008.

Dios, cuya sabiduría no tiene límites y cuya bondad es un tesoro inagotable, ilumina sin cesar la mente de los hombres para desarrollar nuevas tecnologías y medios que hacen posible la comunicación entre las personas. La finalidad de toda comunicación humana -nos enseña la Iglesia-, no es sólo la información sino la comunión, cuyo modelo es la perfecta comunicación de amor de las Tres Divinas Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

leer másBendición de la Oficina de Comunicación Social, 6 de Agosto del 2008

Cuando San Mateo escribió la narración tan viva que acabamos de escuchar, Cristo ya no estaba físicamente entre nosotros, ya se había despedido de la multitud y sus discípulos, para subir a los cielos, dejando la barca de su Iglesia sobre las aguas del mar de este mundo, con Pedro a la cabeza, para iniciar, la travesía de la historia, hasta su regreso en su segunda venida. Las primeras olas de las persecuciones ya habían llegado con la muerte de Esteban, la prisión de muchos de los discípulos y la Iglesia obligada a dispersarse por Palestina. En Roma, Nerón, ya había comenzado a perseguir a todos los seguidores de Jesús a quienes consideraba una amenaza. Así podemos entender cómo la narración de la tormenta era tan significativa para los primeros discípulos ya que en ella veían plasmada la situación que estaban viviendo.

leer másXIX domingo Ordinario, 10 de Agosto del 2008.

En la primera lectura hemos escuchado que Dios hace que el profeta Ezequiel actúe su misión profética en medio de su propio pueblo, que a pesar de ser Israel, el Pueblo de Dios, al paso del tiempo ha ido perdiendo su identidad, porque el pecado ha distorsionado su conciencia convirtiéndose en un pueblo rebelde, que tienen ojos para ver y no ven, oídos para oír y no oyen.

leer másApertura del Curso 2008-2009 de la UPM, 14 de Agosto del 2008.

Cristo resucitó como la primicia de todos los muertos... Así en Cristo todos volverán a la vida; pero cada uno en su orden: Primero Cristo, como primicia; después, a la hora de su advenimiento, los que son de Cristo". Sin duda alguna, entre aquellos que son de Cristo, hay una persona que lo es de una manera única e irrepetible, María, su Madre, la que lo engendró como hombre, lo acarició, lo alimentó y lo llenó de toda clase de cuidados, la que compartió con Él los gozos y la penas de la vida cotidiana, la que lo acompañó en el cumplimiento de su misión, y sobre todo, la que supo estar al pie de la cruz en el momento supremo de su vida. Por esta pertenencia original y única a Cristo, María Santísima, fue llevada a la gloria en cuerpo y alma. Cristo no permitió que el cuerpo de su Madre sufriera la corrupción y se la llevó consigo. Esta es una convicción de la fe de la Iglesia que hoy celebramos con una fiesta antiquísima, que se hizo más solemne, desde el primero de noviembre de 1950, cuando Pío XII declaró como dogma de fe la Asunción de Nuestra Señora a los cielos.

leer másAsunción de María, 15 de Agosto del 2008.

Es fácil descubrir que el tema central de las lecturas que hoy hemos escuchado es el destino universal de la salvación. Ya en la profecía de Isaías escuchábamos: “A los extranjeros que se han adherido al Señor para servirlo... los conduciré a mi monte santo y los llenaré de alegría en mi casa de oración”. En esta misma línea universalista esta el milagro que Jesús le hace a la mujer cananea diciéndole: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas”. También en la carta a los Romanos se celebra la universalidad de la salvación, ya que partiendo de Abraham la bendición de Yahvé se difunde a todos los pueblos.

leer másXX domingo Ordinario, 17 de Agosto del 2008.

Hoy hemos escuchado la única profecía de Isaías destinada a una persona en particular, a Eliacín, el hijo de Elcías, que sustituye en su cargo al intrigante Sebná, primer ministro del rey Ezequías. Para el profeta esto es todo un símbolo del nuevo poder que Dios da al hombre. De esta manera Isaías, intérprete atento de la historia y de los signos de los tiempos, nos invita a descubrir en los hombres de nuestra Iglesia y de nuestra historia la presencia salvadora de Dios que ha querido tener necesidad de los seres humanos para realizar su proyecto de salvación. La llave, símbolo del poder y las dos palabras que la acompañan: “abrir y cerrar”, son el signo de la autoridad del gran Vizir oriental y que en el Evangelio Jesús confiará a Pedro, “la piedra sobre la cual edificará su Iglesia”.

leer másXXI domingo Ordinario, 24 de Agosto del 2008.

Al inicio de esta Eucaristía, en la oración colecta, elevamos al Dios nuestra súplica: Enciende, Señor, en nosotros el fuego con que inflamaste el corazón de San Agustín, a fin de que, sedientos como él de sabiduría y de amor, no descansemos hasta encontrarte a ti, verdad eterna e infinita bondad.

leer másFiesta de San Agustín, 28 de Agosto del 2008.

La ofrenda total de nuestra vida a Dios es, sin duda alguna, el tema central de las tres lecturas que nos presentan a Jeremías, a Jesús, a Pablo y todo discípulo cristiano ofrendando su existencia al proyecto salvífico de Dios, el cual sólo puede ser rechazado por una mentalidad satánica. El Profeta se presenta fascinado por Dios a pesar de que su misión y su existencia son trágicas: “Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; fuiste más fuerte que yo y me venciste... Me he convertido en objeto de oprobio y de burla... Y he llegado a decirme: Ya no me acordaré del Señor ni hablaré más en su nombre. Pero había en mí como un fuego ardiente, encerrado en mis huesos, yo me esforzaba por contenerlo y no podía”.

leer másXXII domingo Ordinario, 31 de Agosto del 2008.
Back to top