Homilías 2010 Diciembre

Las lecturas de este domingo después de Navidad, teniendo como imagen a la sagrada familia de Nazaret, nos ofrecen dos caras de una moneda. Por un lado, San Pablo en la carta a los colosenses nos muestra un retrato precioso de la vida de familia, una vida iluminada por la palabra de Dios en la que florecen todo tipo de virtudes, que confluyen en el amor como cumbre de todo lo demás y la paz por el buen obrar de todos con todos en el hogar. Y, por otro lado, el evangelio nos presenta a la familia de Nazaret amenazada por Herodes que busca al niño para matarlo. Este peligro empuja a la familia de María, José y Jesús, al destierro y, finalmente, al regreso a Nazaret, en Galilea, una tierra de más libertad y menores riesgos que Jerusalén en Judea.

leer másFiesta de la Sagrada Familia, 26 de Diciembre del 2010.

Para celebrar los veinticinco años de mi ordenación episcopal no fui yo el que escogió las palabras adecuadas, la liturgia de adviento ha puesto en mi las palabras de Sofonías: “Canta hija de Sión, da gritos de júbilo, Israel, gózate y regocíjate, Jerusalén…El Señor, tu Dios tu poderoso salvador está en medio de ti. El se goza y se complace en ti; el te ama y se llenará de júbilo por tu causa”. También Santa María de Guadalupe me ha traído a su casita y con toda claridad me dice como debo actuar si de verdad estoy agradecido por la vocación que recibí: “María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea” . Había aceptado la gran elección de Dios para que el Verbo Eterno de Dios se encarnara y se encaminó presurosa para servir a su prima Isabel que estaba esperando a Juan el Bautista y el primer servicio que le hace es darle el Espíritu de su Hijo.

leer másHomilía con motivo de la Acción de Gracias por los veinticinco años de vida Episcopal del Emmo....

La primera lectura nos ha presentado la célebre profecía de Isaías: "El Señor mismo les dará una señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-con-nosotros". El Evangelista San Mateo nos ha descrito el cumplimiento de esta profecía: El gran signo es que María, permaneciendo virgen, ha dado a luz a Jesucristo, y todo esto ha sido así para que se cumpliera la Escritura. De esta manera la liturgia, antes de narrarnos el nacimiento de nuestro Señor en la próxima Navidad, nos da el sentido teológico de lo que celebraremos dentro de pocos días: Dios, en Jesucristo, se ha hecho Dios-con-nosotros, un Dios cercano, se ha hecho uno de nosotros, ha entrado en nuestra historia, ha sellado una nueva y eterna alianza con todos y cada uno de nosotros.

leer másCuarto Domingo de Adviento, 19 de Diciembre del 2010.

Muy amados Hermanas y Hermanos:

Hoy estamos de fiesta, pues hace 479 años se tuvo el encuentro entre Santa María de Guadalupe y el humilde indígena Juan Diego Cuauhtlatoatzin. Como sabemos, María es portadora, en su inmaculado vientre, de Jesucristo, nuestro Señor, es una mujer en cinta, es una mujer de espera, por lo que el encuentro con Ella es un encuentro con Dios mismo; exactamente como aconteció hace más de 2000 años cuando María, con Jesús en su vientre, fue a servir a su prima Isabel, por ello recorrió las montañas de Judea hasta llegar a la casa de su prima, quien también estaba embarazada de aquel que va a ser llamado Juan el Bautista.

leer másHomilía en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, 12 de Diciembre del 2010.

Muy amados hermanas y hermanos:

El día de hoy celebramos la entrada de San Juan Diego al paraíso, hoy celebramos la fiesta del primer santo canonizado indígena laico, San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, un hombre que vivió uno de los valores más importantes para ver a Dios y para estar con Él: un corazón humilde. San Juan Diego fue elegido por Santa María de Guadalupe y quien al encontrarse precisamente aquí, en el Tepeyac, en aquella fría mañana del sábado 9 de diciembre de 1531, Ella le pidió con una ternura maravillosa que se acercara, “que fuera juntito a Ella”. San Juan Diego, quien representa a los laicos de todo el mundo, tuvo el privilegio de estar cerquita de la Madre de Dios; fue el humilde indígena quien la contempló, asimismo también tuvo el privilegio de escuchar su hermosa voz, “su aliento, su palabra”; fue el primero que supo la voluntad de la Virgen de Guadalupe de construir la “casita sagrada” en donde daría todo su Amor-Persona, es decir, su amadísimo Hijo, Jesucristo, nuestro Señor. Es el laico quien va corriendo con el mensaje ante el obispo; pues la Virgen de Guadalupe le dijo con toda claridad que se necesitaba la aprobación del obispo de México para construir esta “casita sagrada”; por lo que, no se realizaría nada sin la autorización de quien hacía cabeza en la Iglesia. Santa María de Guadalupe se somete a la autoridad del obispo, es decir, Ella es la que nos enseña a ser iglesia, Ella es Modelo de la Iglesia, Ella forma Iglesia.

leer másCapilla de Indios con motivo de la Fiesta de San Juan Diego, 9 de Diciembre del 2010.

Siempre será válida la invitación de Jesús para hacernos “como niños” a fin de poder captar los misterios del Reino de los Cielos. Lo que nunca nos será permitido es quedarnos con una “actitud infantil” o “aniñada” que nos impida la madurez cristiana. La celebración de la Navidad corre el peligro de ser “infantilizada”, si no sabemos ver tras el rostro tierno y amable del niño de Belén, la seriedad de la encarnación y de la salvación que viene a ofrecernos. Para evitar que “aniñemos” la Navidad, la iglesia nos enfrentó el domingo pasado con la doble venida de Jesús: como niño y como juez. En este segundo domingo de Adviento nos presenta a un Cristo que nos llama a un profundo cambio de vida, que nos llama a la conversión por boca del profeta Isaías y de Juan el bautista.

leer másSegundo Domingo de Adviento, 5 de Diciembre del 2010.

Inmaculada, quiere decir, ante todo, que jamás estuvo ni bajo el sello del pecado original ni bajo la esclavitud del pecado personal, sino que siempre vivió tal y como la proclamó el ángel: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo". El trozo de teología narrativa que nos presentó el libro del Génesis en la primera lectura nos dibuja al primer hombre y a la primera mujer soñando en construir un proyecto alternativo al de Dios, pretendiendo "ser como Dios, conocedor del bien y del mal". Este es el pecado original, ésta es la situación característica y propia del primero, del último y de todo hombre y mujer. María, en cambio, es el signo de la total pertenencia a Dios, es el símbolo de la lucha contra la serpiente, en ella, de hecho, el bien alcanzará su más alto triunfo con la salvación que su "descendiente" ofrecerá al hombre pecador "aplastando la cabeza de la serpiente", comenzando así la "historia de la salvación", no sin dificultad, ya que la serpiente siempre estará "tratando de morder su talón".

leer másSolemnidad de la Inmaculada Concepción, 3 de Diciembre del 2010.
Back to top