Homilías 2010 Abril

Esta tarde la liturgia nos invita a recordar la presencia máxima de Jesús entre nosotros: la Eucarística: invisible, pero real; misteriosa, pero personal. Presencia del mismo Jesús que paseó su humanidad por la Palestina de hace dos mil años y que perpetúa en una eternidad siempre actual. La Iglesia considera tan importante esta presencia sacramental de Jesús entre nosotros que no sólo hoy, Jueves Santo, sino también el Jueves del Corpus Christi y todos los domingos del año, los consagra especialmente para celebrar este Misterio de nuestra fe, que es el supremo bien que tiene, porque contiene a Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan vivo, que con su Carne da la vida al mundo.

leer másjueves Santo, 1 de Abril del 2010.

Atraídos por la belleza litúrgica de esta Santa Misa Crismal, conmemoración de Cristo, el Ungido, nuestro Único Sumo y Eterno Sacerdote, nos reunimos aquí, en nuestra iglesia madre, en esta hermosa Catedral que se yergue majestuosa y sobria a la vez por ser casa de Dios y casa nuestra, para consagrar los óleos santos, dispensadores de la vida divina por la acción salvífica de los sacramentos.

leer másJueves Santo, Misa Crismal, 1 de Abril del 2010.

Esta tarde, después de la oración universal, nos acercaremos a adorar la Santa Cruz cantando: “Cruz amable y redentora, árbol noble, espléndido, ningún árbol fue tan rico ni en sus frutos ni en su flor. Dulce leño, dulces clavos, dulce el fruto que nos dio”. Toda la vida de Jesús estuvo dirigida a este momento supremo. Contemplaremos al Señor firmemente clavado en la Cruz. Lo que era un instrumento infame y deshonroso, en Cristo, se convirtió en árbol de vida, en símbolo de amor y perdón y en escalera de gloria.

leer másviernes Santo de la Pasión del Señor, 2 de Abril del 2010.

En esta mañana de Pascua me dirijo a todos ustedes con la noticia más importante que el hombre haya podido escuchar y conocer jamás: Nuestro Señor Jesucristo, que sufrió todo un sin fin de tormentos hasta morir en la cruz del Gólgota para que fueran perdonados nuestros pecados, ha resucitado como lo había previsto. ¡Aleluya! Demos gracias al Padre porque Jesús ha vencido a la muerte, y con esa victoria también nosotros la venceremos y podremos disfrutar algún día, con Él y con todos los santos, las moradas que nos tiene preparadas en el cielo.

leer másDomingo de Resurrección, 4 de Abril del 2010

Con ocasión del Primer Aniversario de la realización del VI Encuentro Mundial de Familias [14 a 18 de enero de 2009], en que nuestra iglesia particular de México acogió este trascendental evento que nos confió el Santo Padre Benedicto XVI, y dando continuidad al tema central propuesto “La Familia Formadora en los Valores Humanos y Cristianos”, queremos poner en las maternales manos de Santa María de Guadalupe los trabajos catequéticos que prepara la Escuela de Pastoral para fortalecer la formación de los laicos.

leer másVI Encuentro Mundial de Familias en la Arquidiócesis de México Basílica de Guadalupe, 10 de Abril...

En este segundo domingo de Pascua San Juan el evangelista nos presenta a Jesús en su nueva condición de resucitado, como Aquél al cual se le ha dado “todo poder en el cielo y en la tierra” y que ahora transmite a la Iglesia sus poderes, en primer lugar, el poder de perdonar los pecados. Es la proclamación del Señorío de Cristo.

leer másOctavo de Pascua, 11 de Abril del 2010.

En estos domingos después de Pascua la liturgia nos hace escuchar, de seguido, una después de otra, páginas del libro de los Hechos de los Apóstoles y del Apocalipsis. En la primera lectura se nos describen los primeros pasos de la Iglesia en la historia y en la segunda se nos presenta la misma Iglesia más allá de la historia, en adoración eterna delante del Cordero. Esta pedagogía litúrgica es muy importante y muy sugestiva ya que nos permite contemplar, al mismo tiempo, el camino y la meta final; la Iglesia en el mundo y la Iglesia ya gloriosa. Es como si la liturgia nos llevara en este tiempo pascual al Monte Nebo desde donde Moisés pudo ver “de lejos” la tierra prometida. Qué sugerente fue que S.S. Juan Pablo II, en su viaje a Tierra Santa, también subió al Monte Nebo y desde ahí contempló “la tierra santa”.

leer másIII domingo de Pascua, 18 de Abril del 2010

Hoy se ha proclamado por el evangelio de San Juan la tercera y última parte de la parábola del Buen Pastor. La figura de Jesús, el Buen Pastor, dice relación primariamente y ante todo a sus fieles, es decir a la comunidad de creyentes, pero también, en segundo lugar, a los que en el Pueblo de Dios continúan el pastoreo de Cristo sobre su grey. Ya en las mismas cartas apostólicas, y especialmente en San Pablo, se mencionan numerosos carismas y ministerios en las primeras comunidades. Unos y otros, ministerios y carismas, son dones de Dios a determinadas personas, pero siempre para el servicio y crecimiento de la comunidad cristiana. Sólo en este contexto puede entenderse el ministerio sacerdotal que Dios confía a quien él mismo ha elegido.

leer másIV domingo de Pascua, 25 de Abril del 2010.
Back to top