Homilías 2010 Marzo

Al inicio de la cuaresma, tiempo de conversión que nos purifica y prepara para la Solemnidad de la Pascua, la Iglesia recuerda a todos que debemos dedicarnos con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, que se expresa en obras concretas de compromiso con el prójimo, sobre todo con el más necesitado con obras de justicia y de misericordia. La Iglesia nos enseña a encontrar en nuestras privaciones voluntarias un motivo para bendecir al Señor, pues nos ayudan a refrenar nuestras pasiones desordenadas y, al darnos ocasión de compartir nuestros bienes a los necesitados, nos hacen imitadores de la generosidad de Dios.

leer másEn Durango, Dgo. con motivo del Centenario de la Cruz Roja Mexicana, 12 de Marzo del 2010

Hoy hemos escuchado una de las páginas más bellas del evangelio: la parábola del hijo pródigo. Esta parábola puede meditarse desde varios puntos de vista. Si tomamos como hilo conductor la figura del hijo menor, la parábola nos describe el itinerario ejemplar para reconciliarnos. Si tomamos como hilo conductor la figura del hijo mayor, la parábola nos enseña cómo debemos comportarnos los que creemos estar en la casa del padre, en relación con aquellos que por algún motivo se han alejado. Si centramos nuestra atención en la figura del padre, se nos muestra con claridad el infinito amor misericordioso de Dios nuestro Padre y nos marca el camino para revelar a los demás esa ternura de Dios que sale al encuentro de todo hombre y mujer.

leer másIV domingo de Cuaresma, 14 de Marzo del 2010.

Hoy es el último domingo del tiempo cuaresmal. La próxima celebración dominical, en una semana, será la inauguración de la Semana Santa, con el Domingo de Palmas. Conviene pues que insistamos en la pedagogía cuaresmal y nos preparemos así a la celebración de la Pascua. La cuaresma “nos invita a los discípulos a recorrer junto con Él el camino que partiendo de Galilea conduce hasta el lugar donde se consumará su misión redentora”. La invitación a “subir a Jerusalén” con Jesús, se refuerza efectivamente en la cuaresma, para hacer de este tiempo un tiempo de conversión, rectificación y revisión de vida.

leer másV Domingo de Cuaresma, 21 de Marzo del 2010.

La narración de la pasión de Jesucristo no es el final del evangelio sino el principio y fundamento de todas las demás narraciones que ahí encontramos. La historia de la pasión nos presenta una concordancia extraordinaria en la trama esencial de los hechos narrados por los cuatro evangelistas. Todos los intentos, a lo largo de los siglos, para descalificar la historicidad de los hechos han fracasado miserablemente. La maravillosa simplicidad, el tono narrativo, la ausencia de polémica, inclusive las mismas incoherencias que nadie ha tratado de eliminar, son un testimonio objetivo y de primera mano que nos acercan al hecho histórico de la pasión del Señor.

leer másDomingo de Ramos, 28 de Marzo del 2010.
Back to top