Homilías 2010 Febrero

En este escenario académico en que nos encontramos, al inaugurar la XXVI Asamblea de AMIESIC, quiero recordarles algunas observaciones que el Papa Benedicto XVI ofrece en su encíclica Caritas in Veritate para la misión de las universidades.

Las notas que caracterizan el contexto social y cultural de nuestro tiempo son el relativismo axiológico, el eclecticismo y la degradación de nivel.

leer másEn la Asamblea de Inauguración de AMIESIC, 4 de Febrero del 2010

La bendición-maldición en estilo sapiencial, que escuchamos en la lectura del profeta Jeremías, es como un prólogo literario y teológico a la proclamación de las bienaventuranzas hecha por San Lucas. Jeremías pinta con un perfecto paralelismo la actitud fundamental y radical del creyente y del que no lo es: "Maldito el hombre que confía en el hombre. Bendito el hombre que confía en el Señor". Son dos las opciones fundamentales: confiar en las propias fuerzas o aceptar gozosamente el proyecto salvífico de Dios. El resultado de cada una de las opciones se describe con mucho colorido: En el primer caso "será como un cardo en la estepa, que no disfruta del agua cuando llueve; vivirá en la aridez del desierto en una tierra salobre e inhabitable. En el segundo caso "será como un árbol plantado junto al agua, que hunde en la corriente sus raíces... sus hojas se conservarán siempre verdes; en el año de sequía no se marchitará ni dejará de dar frutos". Es así como el profeta nos introduce para mejor entender las "bienaventuranzas" que nos presenta San Lucas en forma tan original.

leer másVI domingo ordinario, 14 de Febrero del 2010.

Muy queridos hermanos, hermanas, fieles laicos de Cristo Jesús; queridos hermanos miembros del Venerable Cabildo Metropolitano:

La ceremonia que vamos a tener en estos momentos es sumamente sencilla, pero con grande significado. Vamos a bendecir las cenizas pidiéndole a Dios Nuestro Padre que, a través de las prácticas cuaresmales nosotros sus fieles, podamos llegar con alma purificada a celebrar las fiestas Pascuales de su Hijo.

leer másMiércoles de Ceniza, 17 de Febrero del 2010.

Al inicio de la cuaresma, tiempo de conversión que nos purifica y prepara para la Solemnidad de la Pascua, la Iglesia recuerda a todos que debemos dedicarnos con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, que se expresa en obras concretas de compromiso con el prójimo, sobre todo con el más necesitado con obras de justicia y de misericordia. La Iglesia nos enseña a encontrar en nuestras privaciones voluntarias un motivo para bendecir al Señor, pues nos ayudan a refrenar nuestras pasiones desordenadas y, al darnos ocasión de compartir nuestros bienes a los necesitados, nos hacen imitadores de la generosidad de Dios.

leer másEn Toluca. Edo. de México con motivo del Centenario de la Cruz Roja Mexicana, 19 de Febrero del...

Nos encontramos en el tiempo fuerte de la cuaresma, un tiempo dedicado a la conversión hacia Cristo y hacia los hermanos, que nos invita a revisar nuestras actitudes, nuestros comportamientos, nuestro corazón de cara a Dios en nuestras vidas. Esta revisión no puede ser subjetiva, como si nosotros fuéramos los únicos jueces de nuestra vida. Esta revisión tiene que ser de acuerdo a la voluntad de Dios, que es el marco en el que debe desarrollarse nuestra existencia. La narración de la vocación de Mateo en el evangelio que acaba de ser proclamado, es una llamada que no sólo sucedió hace unos dos mil años. Es una llamada a cuestionarnos por el desempeño de nuestra vida.

leer másEn el Encuentro de Juventud y Familia. Expo- Bancomer Santa Fe, 20 de Febrero del 2010.

Los textos litúrgicos que hemos escuchado son como una gran introducción al tema principal de toda la cuaresma, son una profesión de fe que necesariamente nos lleva al núcleo central de nuestro credo que es la Pascua, la muerte y la resurrección de Cristo. De hecho la primera lectura es un texto arcaico del "credo de Israel" conservado en el libro del Deuteronomio. Esta profesión de fe está ambientada en el contexto litúrgico de la fiesta primaveral de las primicias y está estructurada en torno a tres artículos de fe: La vocación de los patriarcas: "Mi Padre fue un arameo errante"; el don de la libertad: "El Señor nos sacó de Egipto con mano poderosa y brazo protector"; y el don de la tierra prometida: "Nos trajo a este país y nos dio esta tierra, que mana leche y miel". En esta profesión de fe lo que aparece con mayor claridad es que la fe en Dios es eminentemente "histórica". Dios no es una experiencia desencarnada, Dios no es una abstracción ideológica, Dios es una presencia encarnada en nuestra historia, en nuestro diario caminar.

leer más1er domingo de Cuaresma, 21 de Febrero del 2010.

La liturgia de la palabra, en este segundo domingo de cuaresma, nos ha presentado tres grandes revelaciones: La revelación de la fidelidad de Dios al hombre en la persona de Abraham, narrada hermosamente en el libro del Génesis; la revelación del destino glorioso del hombre que se nos manifiesta en Cristo, quien "transfigurará nuestro cuerpo miserable en un cuerpo glorioso, semejante al suyo", según el mensaje de San Pablo a los Filipenses y finalmente, en la Transfiguración, la revelación de la divinidad de Cristo, hecha por el Padre, que nos dice: "éste es mi Hijo, mi escogido, escúchenlo".

leer más2º. Domingo de Cuaresma, 28 de Febrero del 2010
Back to top