Homilías 2011 Diciembre

A lo largo de tres semanas, la Iglesia ha querido prepararnos para la venida de Jesús en la Navidad y para su venida definitiva al final de los tiempos. Tres han sido los personajes principales que nos han ayudado en esta preparación: El profeta Isaías, el apóstol Pedro y Juan el bautista. Ellos nos han trazado el camino que hemos de recorrer para recibir al Jesús de Belén y del Juicio. Hoy, cuarto y último domingo de Adviento, cercanos ya a la Navidad, la Iglesia nos reserva sus mejores páginas preparatorias para la llegada de nuestro Salvador: La promesa de Natán en el segundo libro de Samuel y la narración de la anunciación por San Lucas.

leer másV Domingo de Adviento, 18 de Diciembre del 2011.

Una de los temas de más candente actualidad es sin duda el referente a la mujer, a su presencia en la sociedad y en el mundo, el esfuerzo por su promoción y el interés por hacerle vivir con toda la plenitud a que es llamada por su dignidad de persona humana. Como dijo proféticamente el Episcopado Latinoamericano reunido en Santo Domingo

La mujeres son quienes más comunican, sostienen y promueven la vida, la fe y los valores. Ellas han sido durante siglos “el ángel custodio del alma cristiana del continente” (Juan Pablo II, Homilía en Santo Domingo). Este reconocimiento choca escandalosamente con la frecuente realidad de su marginación, de los peligros a los que se somete su dignidad, de la violencia de la que es objeto muchas veces. A aquella que da y que defiende la vida, le es negada una vida digna. La Iglesia se siente llamada a estar del lado de la vida y defenderla en la mujer. (IV Conferencia del CELAM No. 106)

leer másSolemnidad de Todos los Santos, 22 de Diciembre del 2011.

Y la Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,14).

Estamos celebrando la Navidad, tiempo de salvación en que Dios nos muestra su cercanía y su condescendencia por el inefable misterio de la Encarnación y del Nacimiento de su Hijo Unigénito.

Nuevamente proclamamos con el “Símbolo de los apóstoles” nuestra identidad espiritual con Pedro: Creemos en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creemos en Jesucristo, su Hijo único, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, se encarnó de María Virgen, se hizo hombre, padeció por nosotros, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos y al tercer día resucitó de entre los muertos. Creemos en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de la carne y en la vida eterna.

Y la Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,14).

leer másJESUCRISTO SE ENCARNA DE MARÍA VIRGEN POR OBRA DEL ESPÍRITU SANTO, 25 de Diciembre del 2011.
Back to top