Solemnidad de Todos los Santos, 22 de Diciembre del 2011.

Una de los temas de más candente actualidad es sin duda el referente a la mujer, a su presencia en la sociedad y en el mundo, el esfuerzo por su promoción y el interés por hacerle vivir con toda la plenitud a que es llamada por su dignidad de persona humana. Como dijo proféticamente el Episcopado Latinoamericano reunido en Santo Domingo

La mujeres son quienes más comunican, sostienen y promueven la vida, la fe y los valores. Ellas han sido durante siglos “el ángel custodio del alma cristiana del continente” (Juan Pablo II, Homilía en Santo Domingo). Este reconocimiento choca escandalosamente con la frecuente realidad de su marginación, de los peligros a los que se somete su dignidad, de la violencia de la que es objeto muchas veces. A aquella que da y que defiende la vida, le es negada una vida digna. La Iglesia se siente llamada a estar del lado de la vida y defenderla en la mujer. (IV Conferencia del CELAM No. 106)

Homilía pronunciada por el Emmo. Sr. Cardenal Norberto Rivera C.,
Arzobispo Primado de México en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe


22 de Diciembre del 2011, Solemnidad de Todos los Santos.

Una de los temas de más candente actualidad es sin duda el referente a la mujer, a su presencia en la sociedad y en el mundo, el esfuerzo por su promoción y el interés por hacerle vivir con toda la plenitud a que es llamada por su dignidad de persona humana. Como dijo proféticamente el Episcopado Latinoamericano reunido en Santo Domingo

La mujeres son quienes más comunican, sostienen y promueven la vida, la fe y los valores. Ellas han sido durante siglos “el ángel custodio del alma cristiana del continente” (Juan Pablo II, Homilía en Santo Domingo). Este reconocimiento choca escandalosamente con la frecuente realidad de su marginación, de los peligros a los que se somete su dignidad, de la violencia de la que es objeto muchas veces. A aquella que da y que defiende la vida, le es negada una vida digna. La Iglesia se siente llamada a estar del lado de la vida y defenderla en la mujer. (IV Conferencia del CELAM No. 106)

Estas palabras son particularmente significativas en el libro “El Papa habla a las mujeres”, que me es grato presentar y que es fruto de una cuidadosa recopilación y sistematización de algunos textos del Papa Juan Pablo II sobre la mujer.

Muchos son los motivos por los que hoy creo particularmente oportuno recomendar el conocimiento, la difusión y la aplicación de los temas en torno a la mujer contenidos en esta antología de textos.

El principal motivo, sin lugar a dudas, es profundizar el pensamiento del Santo Padre en defensa y promoción de la mujer que

En las circunstancias que ahora vivimos, adquiere una actualidad particularmente reveladora. Pues a raíz de la IV Conferencia sobre la Mujer es Beijing es necesario conocer las orientaciones fundamentales y la posición de la Iglesia Católica al respecto.

Asimismo, hoy día, debido al clima de confusión y relativismo en que vive la humanidad, a cad hombre y a cada mujer se les deben proporcionar líneas claras y seguras para la construcción de los valores en la sociedad. Como consecuencia, el profundo pensamiento del Papa Juan Pablo II nos hace volver la mirada hacia la trascendencia del papel de la mujer y de los rasgos fundamentales de lo que el Papa ha llamado un verdadero feminismo cristiano.

Como el mismo Papa Juan Pablo II dice: “En el camino cultural a favor de la vida, las mujeres tienen un campo de pensamiento y de acción singular y sin duda determinante: les corresponde ser promotoras de un “nuevo feminismo” que sin caer en la tentación de seguir modelos “machistas”, sepa reconocer y expresar el verdadero espíritu femenino en todas las manifestaciones de la convivencia ciudadana, trabajando por la superación de toda forma de discriminación, de violencia y de explotación” (Evangelium Vitae No. 99).

También cabe resaltar el especial servicio que este libro prestará a quiénes con gran interés por conocer la doctrina pontificia, no poseen sin embargo el tiempo para leer íntegramente los documentos de Juan Pablo II al respecto.

Este libro es al mismo tiempo un llamado para aquellos que, alimentados por la duda, o por prejuicios, o poseedores de una visión parcial del verdadero pensamiento de la Iglesia Católica sobre el tema, buscan son sinceridad el encuentro con la verdad de la mujer en su identidad y misión.

Mi deseo es que este libro, en su edición para los lectores de lengua española, se convierta en un instrumento de trabajo y formación para quienes quieran conocer y profundizar en el concepto personalista de la mujer, de su dignidad y trascendencia para la familia, la sociedad y la Iglesia; concepto profundamente enraizado en el corazón del cristiano, que expresa en su modo más sublime el “Genio femenino” del que repetidas veces habla Juan Pablo II.

Por todo lo dicho anteriormente, el libro “EL PAPA HABLA A LAS MUJERES” es una magnífica oportunidad para poder conocer a la mujer partiendo de su dignidad, teniendo en cuenta su vocación trascendental y su misión providencial en la sociedad actual.

Mi deseo es que a través de estas páginas se de una acogida razonada y convencida a las riquezas contenidas en las diferentes ocasiones en que el Santo padre ha hecho referencia al tema de la mujer. Agradezco a Andrea Tornielli y Fabrizio Contessa su esfuerzo por contribuir a la difusión del pensamiento de Juan Pablo II.

Back to top