Homilías 2011 Mayo

Hace ocho días el Papa Benedicto XVI decía con emoción que “respetando debidamente la normativa de la Iglesia, la causa de Beatificación procedió con razonable rapidez. El día esperado llegó y llegó pronto, porque así lo ha querido el Señor: Juan Pablo II es beato y por esta razón nos hemos reunido en esta Catedral Primada para dar Gracias a Dios, pero debo añadir que también nos hemos reunido para comenzar a pedir que pronto sea declarado santo, claro, respetando la normativa de la Iglesia, pero con razonable rapidez.

El que Juan Pablo segundo sea puesto como un modelo de vida es una gracia para la Iglesia y para el mundo entero, gracia que es fruto de toda una vida y especialmente por su testimonio en el sufrimiento. Aquí fuimos testigos de su entrega cuando desde su primer viaje se entregó al pueblo mexicano con toda la fuerza de su juventud hasta exponer su salud deshidratándose gravemente en su viaje de esta Ciudad de México a Puebla de los Ángeles. Pero sobre todo fuimos testigos como entregando hasta sus últimas fuerzas, encorvado y casi arrastrándose, quiso venir a la Basílica de su Morenita del Tepeyac para canonizar al primer indígena de nuestro Continente, a San Juan Diego.

leer más3º Domingo de Pascua, 8 de Mayo del 2011.

El episodio evangélico que San Lucas nos ha transmitido es muy sugestivo: Dos discípulos de Jesús desesperanzados regresan de Jerusalén a su pueblo natal. Jesús se acerca a ellos y les explica las escrituras, y aunque se entusiasman, sin embargo no lo reconocen. Ellos invitan al Peregrino a cenar y a quedarse en su casa "porque se está oscureciendo" y es en "el partir del pan" cuando reconocen al Resucitado que los ha acompañado en su camino. De verdad el episodio es muy sugerente porque nos dice perfectamente los pasos que debemos dar para encontrarnos con Jesús.

leer más3º Domingo de Pascua, 8 de Mayo del 2011.

Acabamos de escuchar a Cristo, en el Evangelio de San Juan, que nos habla en primera persona: “Yo soy la puerta de las ovejas”. Pero también ha sido la voz de Cristo la que hemos escuchado en las lecturas anteriores cuando Pedro se dirige a la multitud de judíos y les explica la muerte de Cristo invitándolos a la fe y a la conversión: “y en aquel día se les unieron cerca de tres mil personas”. También es Cristo quien habla por el ministerio de Pedro cuando éste se dirige, en la segunda lectura, a la primera comunidad cristiana, pidiéndoles no sólo la fe en Cristo, sino su imitación siguiendo sus huellas. Sólo Cristo es el Verbo de Dios y la Palabra de Dios por Él nos llegó, y nos sigue llegando cuando esa Palabra se proclama por Pedro o por Pablo, cuando se proclama por aquellos que él envió “a enseñar a todas las gentes”.

leer más4º. Domingo de Pascua, 15 de Mayo del 2011.

Es cierto que la primitiva comunidad cristiana vive contemplando a su Señor resucitado, pero no hay que olvidar que la comunidad formada por Jesús es una comunidad humana, en donde necesariamente aparecen dificultades, diferencias, crisis y rompimientos: "Como aumentaba el número de los discípulos, hubo ciertas quejas de los judíos griegos contra los hebreos, de que no se atendía bien a sus viudas en el servicio de la caridad". Para atender esta fractura inicial la comunidad elige a los primeros siete diáconos y los apóstoles los consagran para el servicio con la imposición de las manos. La Iglesia se manifiesta desde sus orígenes como comunidad en donde se dan funciones múltiples y en donde se vive una comunión estructurada. Es necesario un mínimo de organización y de estructuración para cumplir el compromiso misionero que Jesús nos ha dejado; Está el ministerio de la Palabra y el culto o la oración que presiden los apóstoles y sus colaboradores, está el servicio a la comunidad a cargo de los diáconos consagrados para hacer presente la caridad o el amor de Dios en medio del mundo.

leer más V domingo de Pascua, 22 de Mayo del 2011.

Queridos Hermanos y Hermanas.

Con gran alegría y esperanza, estamos iniciando con la Eucaristía el VI Congreso de Laicos.

Este año, la reflexión es sobre una de las prioridades pastorales de nuestra Iglesia Arquidiocesana: Los Jóvenes.

La decisión de abordar este tema en el Congreso fue a partir de la sugerencia de los laicos que han participado en este encuentro de reflexión pastoral en los dos últimos años.

En efecto, todos los que participamos en la tarea de evangelización, vemos con preocupación el alejamiento de los jóvenes de las comunidades parroquiales y la incapacidad que tenemos para acompañarlos en su proceso de maduración en los distintos ambientes sociales donde su ubican.

leer másEn la Apertura del VI Congreso de Laicos, 28 de Mayo del 2011.

En la intención de la Iglesia las lecturas que hoy hemos escuchado nos deben preparar para recibir y desear la venida del Espíritu Santo en el Pentecostés ya próximo. Nos llama la atención como el centro de las lecturas ya no es el Resucitado sino el Don del Espíritu Santo que Cristo nos ha traído con su muerte y su resurrección. Jesús se nos presenta como el precursor, como el que ha venido a preparar la efusión del Paráclito: "Yo le rogaré al Padre y él les enviará otro Consolador que esté siempre con ustedes, el Espíritu de verdad". En la primera lectura se nos narra cómo los apóstoles envían a Pedro y a Juan a Samaria y, estos, al llegar oran e imponen las manos sobre los nuevos cristianos para darles el Espíritu Santo.

leer másVI domingo de Pascua, 29 de Mayo del 2011.
Back to top