Homilías 2012 Febrero

El libro de Job nos ha descrito en forma colorida la miseria de la condición humana. En la segunda lectura nos ha llamado la atención el grito de San Pablo “! Ay de mí si no evangelizo!” y el evangelio nos ha narrado una jornada concreta de la evangelización tal y como Jesús la realizó: una combinación maravillosa de curación de enfermos, oración y anuncio del Reino. De hecho el evangelio continuamente nos habla de la curación de enfermos, de su oración antes del alba en un lugar solitario y de su predicación en los pequeños poblados. En nuestros términos diríamos que Jesús nos presenta la evangelización y la promoción humana como una sola realidad.

leer másV Domingo Tiempo Ordinario, 5 de Febrero del 2012.

Sin duda alguna a todos nosotros nos golpeó fuertemente el contraste que escuchamos entre la primera lectura y el Evangelio. En el libro del Levítico se nos narra el comportamiento que se debía tener, según la ley de Moisés, ante el contagiado por la lepra. Prescripciones verdaderamente aterradoras: era arrojado de la sociedad, debía vivir solo, “fuera del campamento”; traer la ropa descosida, la cabeza descubierta, cubierta la boca e ir gritando continuamente: ¡Estoy contaminado! ¡Soy impuro! Para que así nadie se le acercara. Normas para que la comunidad se defendiera del leproso en lugar de que la sociedad ayudara al leproso. Por el contrario en el Evangelio vemos cómo Jesús se conmueve ante el leproso que le pide la curación, lo escucha, le extiende la mano, lo toca y lo cura. Es Jesús superando la ley con la misericordia.

leer másVI Domingo del Tiempo Ordinario, 12 de Febrero del 2012.
Back to top