Homilías 2012 Enero

Hoy en la Iglesia universal celebramos la fiesta de la Epifanía del Señor. Epifanía en griego significa manifestación, revelación o aparición. Alguno se podría preguntar: ¿Qué acaso no se manifestó ya el Señor en la Navidad? Por supuesto que sí, pero ahora celebramos la manifestación del Señor a todos los pueblos paganos representados por esos personajes misteriosos que llamamos Reyes Magos, celebramos la vocación universal a la salvación, la llamada a la fe a todos los que no éramos pueblo elegido y que en Cristo comenzamos a serlo. Este es el significado que nos ha explicado San Pablo presentándose como apóstol y pionero de ese llamado universal a la salvación, de ese “misterio escondido por siglos y revelado en los últimos tiempos”.

leer másLa Epifanía del Señor, 8 de Enero del 2012.

¡¡¡ Descúbrenos, Señor, tus caminos!!! En este inicio de año, a los pies de nuestra Madre María de Guadalupe, los invito a que estemos unidos en esta petición: ¡¡¡Descúbrenos, Señor, tus caminos!!! En este día estamos iniciando el discernimiento sobre nuestro caminar pastoral, dando gracias por los dones recibidos y abriendo nuestro entendimiento y corazón a los signos de los tiempos que nos va mostrando el Espíritu en la Ciudad de México.

leer másPeregrinación de la Arquidiócesis de México, 14 de Enero del 2012.

En la primera lectura hemos escuchado la narración de la vocación o llamada de Dios a Samuel y en el evangelio se nos describe, de una manera muy sencilla, cómo Jesús hizo sus dos primeros discípulos: parece un encuentro casual, “Maestro ¿dónde vives? Vengan y vean, y ahí se quedaron con Él todo el día”. No sabemos qué dijeron, de qué conversaron, pero sabemos que decidieron quedarse con Él toda la vida. Ahí nace el colegio apostólico, ahí comienza a formarse la Iglesia.

leer másII domingo del Tiempo Ordinario, 15 de Enero del 2012.

En nuestras familias, al interior de la Iglesia y en la sociedad civil, con frecuencia, se habla de crisis de obediencia y se quiere justificar la crisis de obediencia diciendo que no se sabe mandar, resultando que a la base de la crisis de obediencia está la crisis de autoridad. Por una parte lamentamos que tantas cosas importantes quedan a la deriva porque falta autoridad, nadie quiere tomar decisiones, ya que si se toman se tiene el temor de no ser obedecido. Por otra parte vemos que aquellos que ejercen la autoridad, no pocas veces, son acusados de autoritarios y represores por aquellos mismos que a gritos pedían una decisión. En el Evangelio de hoy se afirma por dos veces que Jesús enseña con autoridad. Para todos nosotros es necesario volver los ojos a Jesús para ver en qué se apoya la autoridad que le es reconocida y ver cómo ejerce esa autoridad en los ambientes más difíciles

leer másHomilía, 29 de Enero del 2012.
Back to top