Homilías 2013 Abril

El pasaje evangélico que acabamos de escuchar inspira un ambiente de gran paz y majestuosidad. El Resucitado entra, con las puertas cerradas, para saludar con la paz a sus discípulos y darles su Espíritu. El objetivo es muy claro en la narración de San Juan: el evangelista quiere presentar a los discípulos a Jesús en su nueva condición de resucitado, como aquel a quien se le ha dado “todo poder en el cielo y en la tierra” y este poder Cristo lo transmite a su Iglesia. En primer lugar le transmite el poder de perdonar los pecados, poder que sólo corresponde a Dios. Es la proclamación del sentido de la Pascua, del sentido de la Señoría del Resucitado: “Para esto, en efecto, Cristo ha muerto y ha resucitado: para ser Él Señor de vivos y muertos”, “para quitar el pecado del mundo”.

leer másII domingo de Pascua, 7 de Abril del 2013.

En estos domingos después de Pascua la liturgia nos hace escuchar, de seguido, una después de otra, páginas del libro de los Hechos de los Apóstoles y del Apocalipsis. En la primera lectura se nos describen los primeros pasos de la Iglesia en la historia y en la segunda se nos presenta la misma Iglesia más allá de la historia, en adoración eterna delante del Cordero. Esta pedagogía litúrgica es muy importante y muy sugestiva ya que nos permite contemplar, al mismo tiempo, el camino y la meta final; la Iglesia en el mundo y la Iglesia ya gloriosa. Es como si la liturgia nos llevara en este tiempo pascual al Monte Nebo desde donde Moisés pudo ver “de lejos” la tierra prometida. Qué sugerente fue que S.S. Juan Pablo II, en su viaje a Tierra Santa, también subió al Monte Nebo y desde ahí contempló “la tierra santa”.

leer másDomingo, 14 de abril de 2013.

En el pueblo de Israel, en su etapa pastoril, el símbolo era fácil de entender: el que iba delante de todos, dirigiéndolos, guiándolos, orientándolos, era como el pastor que dirige su rebaño. Hoy, para los que habitamos esta gran ciudad de México, no nos es fácil comprender el significado de la metáfora, y quizá por esto no nos entusiasma la presentación de Cristo como Pastor, y hasta nos puede molestar la consideración de los fieles como ovejas. Sin embargo, tratando de profundizar el evangelio de hoy, descubrimos que el significado es, simple y llanamente, que Cristo es nuestro jefe, guía, capitán, cabeza; y nosotros somos su pueblo. Es más, es "el Buen Pastor", es decir, un dirigente que va delante de nosotros hasta las últimas consecuencias, dando literalmente su vida por nosotros. Esto sí nos llama la atención y nos entusiasma ya que un guía así no es fácil de encontrar.

leer másIV Domingo de Pascua, 21 de Abril del 2013.

Sin duda alguna a todos nosotros nos ha llamado la atención el escuchar, como un estribillo o como una nota dominante el adjetivo, “nuevo”: En el Apocalipsis el Apóstol San Juan nos ha dicho: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva”. En el mismo libro Dios nos hace una revelación: “Ahora yo voy a hacer nuevas todas las cosas”. Y Jesús en el Evangelio nos ha dicho “Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado”. Esta “novedad” se nos comunica en un contexto pascual como para decirnos que toda “novedad” brota de la muerte y resurrección de Cristo. Ya los Santos Padres solían decir que la pascua es la “renovación del mundo”, un paso de la vejez a la juventud.

leer másV domingo de Pascua, 28 de Abril del 2013
Back to top