Homilías 2013 Agosto

El 22 de octubre de 1978 Juan Pablo II iniciaba su pontificado pronunciando en la Plaza de San Pedro esta frase, que todavía tiene en el mundo profundos ecos, ¡No tengáis miedo! Hoy el evangelio de San Lucas ha comenzado con esta frase que Jesús dirigió a sus discípulos: “No temas, rebañito mío”. Es más, podríamos decir que el hilo conductor del capítulo doce de San Lucas es la invitación de Cristo a no tener miedo, a no angustiarnos y a no preocuparnos en demasía.

leer másXIX Domingo del Tiempo Ordinario, 11 de Agosto del 2013.

En primer lugar, Jesús se proclama un incendiario: “He venido a traer fuego a la tierra ¡y cuánto desearía que ya estuviera ardiendo!”. El fuego que Cristo vino a inyectar en nuestra historia son los valores del Reino de Dios. A esto dedicó toda su vida, para evidenciarlos hizo signos y prodigios, por el Reino de Dios se desvivió y murió. Toda la vida pública de Jesús fue ir incendiando los corazones de sus discípulos, y de todos los que lo quisieran oír, con las nuevas realidades que anunciaban que el Reino de Dios ya estaba presente en su persona y en los nuevos valores que anunciaba en contraposición a los valores vigentes hasta ese momento.

leer másXX Domingo del Tiempo Ordinario, 18 de Agosto del 2013.

La narración evangélica se desarrolla a partir de que “alguien” le preguntó a Jesús: “¿Es verdad que son pocos los que se salvan?” Jesús no entra en la polémica que había en su tiempo, en donde algunos afirmaban que todos los miembros del pueblo elegido se salvarían y en donde otros aseguraban que serían pocos ya que sólo los observantes entrarían al Reino. Como hemos escuchado la enseñanza de Cristo no se queda en la curiosidad de si son pocos o muchos, va a lo esencial, y nos muestra primero el camino que no conduce a la salvación y después nos señala lo que ciertamente nos llevará al Reino de los Cielos.

leer más XXI Domingo del Tiempo Ordinario, 25 de Agosto del 2013.
Back to top