Homilías 2014 Mayo

Es cierto que la primitiva comunidad cristiana vive contemplando a su Señor resucitado, pero no hay que olvidar que la comunidad formada por Jesús es una comunidad humana, en donde necesariamente aparecen dificultades, diferencias, crisis y rompimientos: "Como aumentaba el número de los discípulos, hubo ciertas quejas de los judíos griegos contra los hebreos, de que no se atendía bien a sus viudas en el servicio de la caridad". Para atender esta fractura inicial la comunidad elige a los primeros siete diáconos y los apóstoles los consagran para el servicio con la imposición de las manos. La Iglesia se manifiesta desde sus orígenes como comunidad en donde se dan funciones múltiples y en donde se vive una comunión estructurada. Es necesario un mínimo de organización y de estructuración para cumplir el compromiso misionero que Jesús nos ha dejado; Está el ministerio de la Palabra y el culto o la oración que presiden los apóstoles y sus colaboradores, está el servicio a la comunidad a cargo de los diáconos consagrados para hacer presente la caridad o el amor de Dios en medio del mundo.

leer másV domingo de Pascua, 18 de Mayo del 2014.

En la intención de la Iglesia las lecturas que hoy hemos escuchado nos deben preparar para recibir y desear la venida del Espíritu Santo en el Pentecostés ya próximo. Nos llama la atención como el centro de las lecturas ya no es el Resucitado sino el Don del Espíritu Santo que Cristo nos ha traído con su muerte y su resurrección. Jesús se nos presenta como el precursor, como el que ha venido a preparar la efusión del Paráclito: "Yo le rogaré al Padre y él les enviará otro Consolador que esté siempre con ustedes, el Espíritu de verdad". En la primera lectura se nos narra cómo los apóstoles envían a Pedro y a Juan a Samaria y, estos, al llegar oran e imponen las manos sobre los nuevos cristianos para darles el Espíritu Santo.

leer másVI domingo de Pascua, 25 de Mayo del 2014
Back to top