Homilías 2014 Enero

La Navidad es la fiesta de un Niño, de un recién nacido. Es la fiesta de todos los niños, que la esperan con impaciencia, la disfrutan con alegría y la comparten con su familia. Por esto, después de haber inaugurado el Año Jubilar en la Navidad, la primera celebración especial del Jubileo es precisamente para ustedes los niños de diversas edades. La celebramos hoy que se cierra el ciclo navideño con el Bautismo del Señor, en donde descubrimos la verdadera personalidad y misión de ese Niño que adoramos en Belén y al mismo tiempo descubrimos lo que significa el bautismo que recibimos de pequeñitos.

 

leer másBautismo del Señor, 12 de Enero del 2014

La breve narración del Evangelio, que hoy hemos escuchado, tiene todo el sabor de un recuerdo personal celosamente guardado. Juan el Evangelista es uno de los discípulos que escuchó a Juan Bautista decir: “Este es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo he dicho...” Y Juan el evangelista lo comenzó a seguir, y fue tan fuerte esta impresión y esta decisión en su vida que después de tantos años recuerda con precisión que fue a las orillas del Jordán y que “era la hora de sexta, cerca del mediodía”. El encuentro con Jesús marcó de tal manera su vida que no puede menos que exclamar: “¡Yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios!”.

 

leer másDomingo del tiempo Ordinario, 19 de Enero del 2014

Hoy se nos ha presentado la primera escena de lo que llamamos Predicación Pública de Jesús. Estamos en Galilea, la región en donde hasta ahora se ha desarrollado la existencia oculta de nuestro salvador. San Mateo, siempre atento a darnos el contexto veterotestamentario del mensaje y de las obras de Jesús se ha referido a la profecía de Isaías que escuchamos en la primera lectura: "Tierra de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos, el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz. Sobre los que vivían en tierra de sombras una luz resplandeció".

 

leer másIII Domingo del Tiempo Ordinario, 26 de Enero del 2014

La escena de la epifanía de Cristo a los Magos que San Mateo nos ha narrado es, sin duda, la guía para comprender las demás lecturas. La manifestación de Cristo a los Pastores y a los Magos son como el anticipo de una cadena de manifestaciones de Cristo a través de toda su existencia terrena como la que se da en el Jordán con motivo de su bautismo, en Caná de Galilea donde realiza su "primer signo", para terminar con la gran epifanía de su resurrección. El mensaje central del relato de los Magos y de las demás manifestaciones es claro: la salvación que trae Jesús es para toda la humanidad, sin fronteras. Él viene a salvar a todos los seres humanos. No en vano, la fiesta de los Magos se llama litúrgicamente, Epifanía, es decir la celebración de la manifestación de Dios a todos los hombres y a todos los pueblos, representados de alguna manera por estos tres personajes misteriosos.

leer másSolemnidad de la Epifanía del Señor, 5 de Enero del 2014
Back to top