EL COMIENZO DE LA OBRA

Todos los autores que han escrito acerca de la historia de la catedral de México sostienen que la primera piedra de nuestro templo metropolitano fué colocada en 1573. Siguen en esto al cronista más autorizado de la obra, el doctor don Isidro Sariñana, y es verdaderamente inexplicable que éste no haya podido consultar documentos del archivo de la catedral, pero por otra parte, parece que en los comienzos de la construcción deben considerarse dos períodos: primero, el de los cimientos; segundo, el de la obra digamos externa.

La obra de la cimentación fué comenzada mucho tiempo antes y se trabajaron dos cimientos, y la parte externa en 1573. Así pues, Sariñana dice la verdad, pero sólo parte de la verdad, y el error de quienes han copiado a este autor estriba en que creen que en dicho año de 1573 se principió la obra de los cimientos.
¿Cuándo fué comenzada la obra de la primera cimentación? Parece que a principios de 1563 ya se estaba entendiendo en ello, pues en el acta de cabildo, de fecha 19 de febrero de dicho año, se lee: "Que atento que los cimientos que se abren para la obra de la yglesia desta ciudad se abren diferentemente de como está trazado y señalado, lo qual es en gran daño y perjuyzio desta cibdad, e conviene se pida para que se provea lo que convenga mandaron quel procurador mayor desta cibdad salga a la cabsa e con parecer de los letrados della pida y alegue ante quien convenga lo que convenga pedir cerca dello e lo fenesca en todas ynstancias".

Por esta cita se ve que la iglesia habla sido ya trazada y que los cimientos se estaban abriendo en forma distinta, por lo que la ciudad se consideraba atacada en sus intereses.

En el mismo Códice Osuna antes citado, y que lleva fecha de 1564, se ve en el último folio, 30 vto., una lámina que reproduce la obra de dichos cimientos. Como la leyenda dice que no les han pagado desde que se puso la primera piedra de la iglesia, se comprende que se siguió trabajando en la obra de estos cimientos. Es interesante observar en la lámina cómo las piedras se hallan reproducidas no sólo en una forma realista, sino figurando el jeroglífico indígena tépetl, que significa piedra; los instrumentos parecidos a coas, que aún usan para trabajar "el maceado"; las cabezas de las estacas que se han clavado para la consolidación de los cimientos. Así pues, es indudable que el año de 1562 fue trazada la iglesia y comenzada la obra de los cimientos.

 

Back to top