Descargas
Preguntas frecuentes
Dona
Servicios

Seminario Conciliar de México

La formación de los futuros sacerdotes es tarea primordial en la Iglesia. Con más de 300 años de historia, el Seminario Conciliar de México sigue con la enorme responsabilidad de preparar a los presbíteros que han de enseñar, conducir y santificar al Pueblo de Dios.

El Seminario conciliar de México tiene como misión ser una comunidad que forma e integra las dimensiones humana, espiritual, académica y pastoral a los hombres que desean ser sacerdotes y que de esta manera, puedan servir a la Iglesia Universal, particularmente en la Arquidiócesis Primada de México, especialmente en la evangelización al modo de Jesucristo que es, Sacerdote, Pastor y Maestro.

Visión: seguir respondiendo con generosidad al llamado de Cristo de santificar a su Pueblo por medio del sacerdocio ministerial, integrando en la formación sacerdotal de los seminaristas los lineamientos que nos da la Santa Sede por medio de la Sagrada Congregación para el Clero y los lineamientos de acompañamiento que nos da el Arzobispo Primado de México.

Objetivo: vivir una espiritualidad como los discípulos, es decir, en una comunión con Jesucristo que ama a su Iglesia y por la cual se entregó, para que, participando de su misión salvadora en el proceso de formación sacerdotal, nos unamos al intenso compromiso de hacer presente el Evangelio en medio de las diversas culturas que se hacen vida en la Ciudad de México.

La labor está constituida por numerosas personas unidas a un solo fin: el acompañamiento y formación de los seminaristas, de tal modo que, llegado el momento sean los sacerdotes que sirvan en las comunidades parroquiales de la Ciudad de México. Para esta labor el Seminario tiene la Casa de Huipulco donde viven los jóvenes que están en la etapa de discernimiento vocacional; la Casa de Tlalpan donde se vive la etapa discipular marcada por los estudios filosóficos; las casas de la etapa de configuración, caracterizada por los estudios teológicos, inmersas en siete comunidades parroquiales y, además, otros lugares en donde el Seminario se hace presente.