Solemnidad de la Santísima Trinidad, 22 de mayo de 2016

Nuestra vida de cristianos está ligada inexorablemente al misterio de la Santísima Trinidad. Toda nuestra existencia se desarrolla en su nombre y en diálogo con las Tres Divinas Personas.

  

Homilía pronunciada por el Sr. Cardenal Norberto Rivera C.,
Arzobispo Primado de México, en la Catedral Metropolitana de México.

22 de mayo de 2016, Solemnidad de la Santísima Trinidad.

Nuestra vida de cristianos está ligada inexorablemente al misterio de la Santísima Trinidad. Toda nuestra existencia se desarrolla en su nombre y en diálogo con las Tres Divinas Personas. Recién nacidos fuimos consagrados en las aguas bautismales al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Los acontecimientos importantes, el comienzo de cada día, la celebración de todos los sacramentos y especialmente de la Eucaristía, siempre son precedidos por la invocación de la Trinidad santa y eterna y esperamos que nuestro paso de esta vida a la vida definitiva también esté marcado por el misterio Trinitario.

La Trinidad es un misterio, sí, pero un misterio "revelado" y revelado para nuestra salvación y no un acertijo para hacer piruetas intelectuales o propuestas matemáticas incomprensibles. Es un misterio de la condescendencia divina en donde Dios nos revela su vida íntima y en donde se nos revela también el misterio del hombre ya que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios. Las mismas expresiones que utilizan los evangelios para hablar de las tres Divinas Personas nos hablan de esta "condescendencia" divina, de este "descender-con", venir a vivir con, morar con, adaptarse a: "He descendido del Padre y he venido al mundo...; Dios ha mandado a su hijo al mundo...; El Padre y yo vendremos y pondremos nuestra morada... El Espíritu vendrá a ustedes y pondrá su morada en ustedes...

La revelación de este Misterio es la novedad más grande que Jesucristo nos ha traído. El pueblo elegido adoraba a un solo Dios, a Yavhé, como quien dice, conocía la unidad absoluta de Dios pero no la distinción. Los pueblos paganos adoraban muchos dioses, es decir, conocían la distinción pero no la unidad. Cristo nos descubre la absoluta unidad de Dios y al mismo tiempo la diversidad de personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, o dicho de otra manera, nos conduce al conocimiento de una pluralidad y de una comunión de personas en Dios. El Dios de Jesucristo es Trinidad, porque Dios es amor y el amor por su misma naturaleza se difunde, se comunica, no puede permanecer encerrado en sí mismo. "El Padre y yo somos una misma cosa", responde Jesús a Felipe cuando este le pide que les muestre al Padre; "somos", manifiesta la pluralidad, "una misma cosa", indica la absoluta unidad en Dios.

Es cierto que Dios es amor y que el amor tiende a difundirse, a comunicarse y esto se realiza en las tres divinas personas en relación a nosotros en forma que jamás el hombre podría imaginar: El Padre, el Hijo y el Santo Espíritu, no sólo se comunican con nosotros y nos dan sus dones, sino que quieren poner su morada en nosotros, habitar en nosotros y que nosotros seamos sus templos vivos, y aún más, estamos llamados a participar de su misma vida divina en la plenitud de su gloria, en donde se enjugarán las lágrimas de nuestros ojos y contemplaremos las tres Divinas Personas, ya no en signos y figuras como ahora, sino tal y como son, y cantaremos eternamente su alabanza.

Esta es nuestra vocación, esta es nuestra esperanza, nuestra relación con el misterio trinitario es algo tan vivo y dinámico que le da sentido a nuestra existencia y a nuestro caminar por este mundo.

A la mayoría de nosotros quizá nos pasa lo mismo que a los discípulos de Emaús, caminaban con Jesús y no lo reconocían. Nosotros, aunque invocamos continuamente a la Santa e Indivisa Trinidad y aunque sabemos que a ella fuimos consagrados, sin embargo no somos tan conscientes de su presencia en nosotros como algunos de los santos que pasaban sus días en diálogo íntimo y continuo con las Tres Divinas Personas, así Santa Teresa virtualmente moraba en un castillo en constante compañía con la Santa Trinidad: su castillo interior, más real y trascendente que las realidades virtuales que ahora podemos construir; o como Sor Isabel de la Trinidad que convencida nos dice: "Yo he encontrado el cielo en la tierra, porque el cielo es la Trinidad y la Trinidad está dentro de mí".

Pero el misterio trinitario no nos lleva sólo a vivir una espiritualidad íntima y trascendente, también nos lleva necesariamente a la comunicación y a la auténtica relación con las demás personas. Por ser imagen y semejanza de Dios, estamos programados para vivir en relación. Sólo podremos realizarnos plenamente como imagen y semejanza de Dios viviendo comunitariamente, como en círculos concéntricos que van desde la familia, el barrio, la escuela, el trabajo, para comprometernos en agrupaciones y en redes vitales con la gran ciudad, la comunidad nacional e internacional. A nivel familiar, los miembros de un hogar estamos llamados a reproducir la entrega entre el Padre y el Hijo por el Espíritu de Amor. Padres, hijos y hermanos y familiares debemos tener como meta volcarnos, darnos, entregarnos, salir de nosotros mismos para buscar el bien y la alegría de los demás. No basta con ser "una sola carne" y tener la misma sangre en las venas, hay que ser también un solo corazón.

Afortunadamente en los diversos estratos sociales - profesión, ciudad, nación, comunidad internacional- ya se ven serios intentos de superar los dos sistemas o ideologías en que se quería encajonar a nuestro mundo: el individualismo a costa de la comunidad con un liberalismo salvaje y el colectivismo a costa de la persona con un marxismo represor. El misterio de Dios Uno y Trino nos enseña, que el bien comunitario es en definitiva también el bien de cada uno de nosotros, que el correcto concepto de persona y de comunidad no tienen por qué oponerse, que el yo y el nosotros se puede conjugar. El deseo de Cristo nos lleva a traducir en caminos concretos de unidad y comunicación el misterio trinitario: "Que todos sean uno, como tú, Padre, y yo, somos uno", por el amor, por el Espíritu Santo.

 

Back to top