Saltear al contenido principal
El Card. Carlos Aguiar Retes Preside La Misa Dominical. Foto: Basílica De Guadalupe.

Homilía: No dejarnos seducir por las apariencias- 07/11/21

¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles; buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Estos recibirán un castigo muy riguroso”.

Con estas duras palabras Jesús enseñaba a la gente a no dejarse seducir por las apariencias, a saber descubrir que la dignidad de una persona no consiste en la elegancia del vestido, ni en detentar puestos de honor, tampoco en ser invitados a un banquete relevante. También nos invita a detectar a los auténticos maestros de la oración y pedagogos eficientes, que en verdad busquen nuestro bien y no en aprovecharse de nuestra generosidad.

Para este propósito es fundamental aprender a mirar el corazón, el interior de una persona. Por ello, inmediatamente Jesús señala como ejemplo el testimonio de una pobre mujer que da todo lo que tiene: “Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza, ha echado todo lo que tenía para vivir”.

Mediante este señalamiento Jesús indica la importancia de educarnos para adquirir el hábito característico, de quienes queremos ser sus discípulos: la generosidad. La vida que hemos recibido es un don; la Casa Común y todos los recursos de la naturaleza son regalo del Creador, nuestra condición de ser hijos de Dios y la promesa de la vida eterna son una muestra de la generosidad divina. La generosidad, por tanto, es una expresión del Amor.

Por esta razón es muy importante educar nuestro corazón, que naturalmente está creado para la compasión. Es una responsabilidad personal el educar nuestro corazón, nuestro interior, de nosotros depende que se endurezca o que sea generoso.

Esta enseñanza la vemos reflejada también en la primera lectura del primer libro de los Reyes. El profeta Elías de camino para cumplir su misión al entrar a una población expresa la necesidad de beber y de comer a una pobre viuda, quien accedió a compartir lo poco que tenía para ella y su hijo. Admirablemente ese poco no se acabó, y los sostuvo el tiempo necesario para sobrevivir: “Entonces ella se fue, hizo lo que el profeta le había dicho y comieron él, ella y el niño. Y tal como había dicho el Señor por medio de Elías, a partir de ese momento ni la tinaja de harina se vació, ni la vasija de aceite se agotó”.

Además de la enseñanza sobre la generosidad, el texto expresa la importancia de aprender a obedecer la voluntad de Dios y cumplir lo mandado; así seremos testigos en primera persona de las maneras inéditas e inesperadas, en que recibimos la ayuda divina para salir adelante en la vida. Lo cual avanzará y desarrollará nuestra fe, crecerá nuestra esperanza y viviremos la caridad de forma genuina y espontánea.

Sin embargo, bien sabemos lo frágiles que somos, la facilidad con la que rompemos nuestras promesas, y la dificultad que en determinados tiempos de estrechez nos cuesta desprendernos de algo que necesitamos. Este condicionamiento de nuestra naturaleza lo podremos superar si nos dejamos ayudar, si ponemos nuestra confianza en quien siempre está dispuesto a fortalecernos, a perdonarnos, y a acompañarnos para reiniciar nuestros buenos propósitos.

¿Quién es esa persona? Sin duda alguien que ha manifestado en plenitud su amor por mí. Por esta razón encontramos en la segunda lectura de la Carta a los Hebreos a Jesucristo como mediador para garantizar la ayuda de Dios y vencer al mal: “Cristo no tuvo que ofrecerse una y otra vez a sí mismo en sacrificio, porque en tal caso habría tenido que padecer muchas veces desde la creación del mundo. De hecho, él se manifestó una sola vez, en el momento culminante de la historia, para destruir el pecado con el sacrificio de sí mismo”.

Asumió nuestra condición humana para mostrarnos desde nuestra misma experiencia de la vida terrena, cómo afrontar las situaciones de injusticia, de persecución, de tormento, y de muerte. Entregó su vida hasta el extremo de morir en la cruz. El velo que cubre la vida verdadera la manifestó con la Resurrección.

Todo esto lo hizo de una vez para siempre, y su entrega lo convirtió en el mediador eficaz para recibir nosotros la misma ayuda que él tuvo en su paso terrenal, el acompañamiento del Espíritu Santo.

Quizá alguno se preguntará: ¿Por qué Jesucristo es un mediador perfecto entre Dios y los hombres? ¿Por qué le bastó entregar su vida una sola vez?

Porque al resucitar regresó a su condición de Hijo de Dios, decimos en el Credo, está sentado a su derecha. Con esta expresión se manifiesta la autoridad que tiene para hablar con Dios Padre, para actuar en su nombre, y para cumplir su palabra: “Yo estaré siempre con ustedes”.

Un mediador que a la vez es Juez y es uno de nosotros, es decir tiene el poder y la autoridad divina, y conoce a fondo nuestra condición humana, puede intervenir siempre en favor nuestro. Como lo expresa Jesús: “les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Consolador no vendrá a ustedes. Pero si me voy, lo enviaré” (Jn16,7). Y hoy respondimos cantando en el Salmo: “El Señor siempre es fiel a su palabra”.

Preguntémonos: ¿Qué mueve esta Palabra de Dios en nuestro interior? ¿Me siento respaldado y decidido a seguir a Jesús como buen discípulo? Si alguno todavía desconfía, mire a Nuestra Madre, María de Guadalupe y recuerde sus palabras a San Juan Diego: ¿No estoy yo aquí que soy tu madre? Ella fue la discípula ejemplar de su hijo Jesús. Por eso también a ella la invocamos y la amamos para pedirle que seamos fieles discípulos de su Hijo.

Señora y Madre nuestra, María de Guadalupe, consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, ayúdanos a expresar nuestra solidaridad de forma creativa para hacer frente a las consecuencias de esta pandemia mundial, haznos valientes y generosos para promover los cambios que se necesitan en busca del bien común.

Acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, expresemos nuestra generosidad, saliendo en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria.

Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio, y la constancia en la oración. Ayúdanos a caminar juntos y vivir la sinodalidad en la escucha recíproca y en el discernimiento en común, para ser testigos del amor de Dios, como tú lo has sido con nosotros.

Nos encomendamos a Ti, que siempre has acompañado nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen, María de Guadalupe! Amén

Volver arriba
×Close search
Buscar